intermitencia para las energías renovables

La intermitencia un problema para las energías renovables

Si te Gusta Compártelo Gracias....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Aquí en ComercialFoisa nos encantan las energías renovables. No hay absolutamente ninguna duda de que es el camino a seguir, no solo para España sino para todo el mundo. 

Dicho esto, creemos que es importante comprender cómo funciona la energía renovable y darse cuenta de sus limitaciones. Solo así podremos maximizar su potencial y avanzar con un sistema de energía más limpio.

¿Qué es la intermitencia en las energías renovables?

Sin duda, el mayor problema con la energía renovable convencional es la intermitencia. La energía eólica solo se genera cuando hace viento, la energía solar solo se genera cuando hace sol. Esto crea varios problemas fundamentales.

Necesitamos cierto nivel de previsibilidad con nuestra generación de energía, o corremos el riesgo de apagones masivos. En un día sin viento sin sol, todavía necesitamos energía.

En el extremo opuesto del espectro, están los momentos en que estas formas de generación crean más potencia de la que podemos manejar. Hay momentos en que la red nacional, en su estado actual, no puede manejar la energía que estamos generando.

¿Cómo afecta la intermitencia a la red?

Entonces, para comprender cómo la intermitencia afecta a la red, primero debemos entender cómo funciona la Red Nacional.

intermitencia a la red?

El principal problema es que, para funcionar correctamente, las empresas generadoras de energía tienen que trabajar para mantener una frecuencia de 50Hz, y si varía demasiado de eso, entonces hay grandes problemas. Es una cuestión de demanda y oferta. Si la demanda es alta, entonces la oferta debe ser alta, si la demanda es baja, entonces necesitamos reducir la cantidad de energía que se ingresa a la red. Eso está bien con la generación de energía controlable como el gas, pero es un problema para cosas como la eólica y la solar

Tomemos, por ejemplo, turbinas eólicas. Si el viento sopla con fuerza, pero la demanda es baja, la frecuencia aumenta demasiado. Si la demanda es alta, pero es un día tranquilo, la frecuencia de la red cae demasiado y comenzamos a experimentar apagones. Estas fluctuaciones causadas por la intermitencia pueden, si no se manejan adecuadamente, causar mucho daño a la infraestructura de las empresas generadoras de energía, lo que sería extremadamente costoso de reparar.

La intermitencia es un problema costoso en general. Sigamos con el ejemplo de la turbina eólica; como hemos dicho, si hay un día extremadamente ventoso y todas nuestras turbinas eólicas están girando al máximo, sobrecargaríamos la red y crearíamos un problema enorme. Las turbinas eólicas son de propiedad privada y ganan dinero vendiendo electricidad, lo que significa que pedirles a los parques eólicos que dejen de generar energía les haría perder mucho dinero. Por lo tanto, tenemos lo que se conoce como pagos de restricción. Es esencialmente una compensación por la pérdida de ingresos cuando no podemos manejar la producción de energía. Esos costos repercuten al cliente, en forma de facturas de energía más altas. Es un gran gasto por el privilegio de tirar energía valiosa.

¿Cómo podemos combatir el problema de la intermitencia?

combatir el problema de la intermitencia

Por el momento, utilizamos subsidios como los anteriores para evitar la sobrecarga de la red de fuentes intermitentes en momentos de generación excesiva. También confiamos en otras fuentes más fáciles de controlar para trabajar en conjunto con nuestra generación de energía renovable. Esto no puede ser una planta de carga base como la nuclear, tiene que ser algo que podamos encender y apagar con poca anticipación. En España, esto es predominantemente con la energía del gas. Por lo tanto, uno de los problemas con la energía renovable es que mientras más infraestructura renovable construimos, más plantas de gas (o similares) tenemos que construir para contrarrestar el equilibrio.

Entonces, ¿por qué no ponemos la energía extra en las baterías? Eso resolvería el problema de la intermitencia, ¿verdad? Bueno, teóricamente sí, pero el problema es simple: la tecnología simplemente todavía no existe. Tenemos algo de almacenamiento de batería, pero nada en la escala que necesitaríamos. El desarrollo de baterías nuevas y mejores será la característica definitoria de la gestión energética del siglo XXI. Lo necesitamos, y lo necesitamos ahora.

Si te Gusta Compártelo Gracias....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat