Calefacción por suelo radiante

Calefacción por suelo radiante

Si te Gusta Compártelo Gracias....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Con una gran parte de los presupuestos domésticos dedicados a la calefacción, casi todos buscamos aprovechar al máximo nuestro dinero. La buena noticia es que la calefacción por suelo radiante podría ser la respuesta a tus inquietudes sobre el costo de la energía. Es energéticamente eficiente y proporciona, una fuente de calor más confortable y consistente.

Muchas personas ni conocen este sistema y otras creen que es un sistema solo para baños o que es muy cara su instalación, pero la calefacción por suelo radiante, de hecho, es más accesible y asequible de lo que muchas personas creen. Es más fácil incluir calefacción por piso radiante cuando se está construyendo una casa, pero también se puede instalar en casas antiguas.

suelo radiante

¿No sabes la diferencia entre el suelo de calor radiante hidrónico y el suelo de calor radiante eléctrico? ¿Quieres saber más sobre la eficiencia energética del calor radiante? Sigue leyendo. Estamos aquí para ayudarte a comprender cómo funciona el calor radiante del piso y si es adecuado para tu hogar.

¿Qué es la calefacción por suelo radiante?

A diferencia del calentamiento por aire caliente forzado en el que el calor ingresa en una habitación a través de zócalos o respiraderos, el calentamiento por suelo radiante se irradia desde el mismo suelo.

(Algunas veces, la calefacción radiante se coloca en los paneles de las paredes o incluso en los techos, pero se usa más comúnmente en los suelos). El suelo se calienta y luego el calor aumenta. En otras palabras, el calor va exactamente donde se encuentre, comenzando por la parte del suelo y subiendo el calor hacia el techo.

¿Cómo funciona el calor del suelo radiante?

Los sistemas de calefacción por suelo radiante dependen del calor radiante en lugar del calor por convección. El calor se suministra directamente desde la superficie caliente a través de radiación infrarroja. 

En los sistemas de suelos de calor radiante, el calor se encuentra en bobinas que se encuentran debajo del suelo. El calor pasa a través de las bobinas (ya sea a través de la electricidad o el agua caliente) y luego calienta el suelo directamente sobre él.

En contraste, la calefacción por aire caliente forzado funciona de una manera más aleatoria, y, por lo tanto, menos eficiente en términos de energía. Los contras de la calefacción de aire caliente forzado son los siguientes:

  • El aire caliente forzado funciona básicamente en lo que se conoce como efecto yo-yo. Esto sucede cuando el aire caliente ingresa al azar en una habitación, creando un breve calentamiento que luego se enfría rápidamente.
    Eso a su vez crea un ciclo de calentamiento de yo-yo que afecta en el ajuste de su termostato donde se enciende y apaga a menudo para regular la temperatura. Además de proporcionar un calor menos constante, es un comportamiento, menos eficiente energéticamente.
  • La calefacción forzada por aire caliente también tiene lo que se conoce como pérdida de calor parásita. El calor viaja a través de un montón de conductos para llegar al calentador de zócalo o ventilación en la habitación que está calentando.
    Todos esos conductos y tuberías pueden desarrollar pequeñas aberturas o fugas donde el calor puede perderse y no llegar correctamente a la habitación deseada. Esto significa que tu sistema está bombeando más energía de la que necesita para intentar alcanzar el nivel de calor deseado en su termostato.
  • La estratificación es otro problema del calentamiento de aire forzado. A medida que el aire se bombea al azar a través de las rejillas en el techo (donde permanece la mayor parte) o a través de las rejillas de ventilación en el piso, se eleva rápidamente hacia el techo.
    Como resultado, la parte superior de la habitación (donde nadie pasa el tiempo) es más cálida, a veces hasta 10 grados más cálida, que el espacio vital real que intenta calentar. Debido a esto, sigue subiendo el termostato en la parte de la habitación donde se pasa el tiempo.

¿Cuáles son los tipos de sistemas de suelos de calor radiante?

Calefacción por suelo radiante hidrónico

El suelo de calor radiante está, como su nombre indica, en el suelo. Sin embargo, existen diferencias en los tipos de sistemas de suelos de calor radiante. Esto es lo que necesitas saber sobre los dos tipos más comunes.

  • Calefacción por suelo radiante hidrónico: Es el tipo más popular y económico de suelos de calor radiante. En los sistemas de calefacción por suelo radiante hidrónico, el agua calentada se bombea desde una caldera a través de un tubo que se coloca en un patrón debajo del piso.
    Algunos sistemas controlan el flujo de agua caliente a través de la tubería mediante el uso de válvulas o bombas de zonificación. Los termostatos regulan la temperatura ambiente.
  • Calefacción por suelo radiante eléctrico: Los sistemas de calefacción por suelo radiante como este cuentan con cables eléctricos que están integrados en el contrasuelo. Por lo general, estos se colocan en un patrón en algún tipo de alfombra de plástico debajo del piso que conduce la electricidad.
    Este tipo de suelo de calor radiante se usa a menudo para adiciones, ya que su dependencia de la electricidad puede hacer que el uso a gran escala tenga un costo prohibitivo a menos que tu servicio de electricidad (esa es la compañía que maneja la obtención de tu electricidad) ofrece la opción de utilizar las tasas o tarifas planas.

Bajo este escenario, podrías calentar la vivienda durante las horas de poca actividad (a menudo de 9 pm a 6 am). El piso almacenará el calor durante la mayoría del día, y de esta forma no será necesario utilizar la electricidad durante el día. 

Este costo potencial es una de las razones por las que la calefacción por suelo radiante eléctrico se encuentra a menudo en espacios más pequeños, como los baños.

Pros y contras de los sistemas de calefacción por suelo radiante

Calefacción por suelo radiante eléctrico

Ventajas de la calefacción por suelo radiante:

  • El sistema está oculto en el suelo. No hay radiadores ni ventilaciones visibles.
  • Los sistemas de calefacción por suelo radiante son en su mayoría silenciosos. El sistema se activa sin el ruido asociado con los sistemas de aire caliente forzado.
  • El calentamiento radiante reduce los alérgenos. No hay aire caliente forzado, lo que significa que no debe soplar ácaros del polvo u otras partículas en el aire que pueden esconderse en los conductos de calefacción.
  • El calor es más continuo y uniforme. Dado que el calor no está siendo arrastrado por las explosiones, la fuente de calor es constante, lo que crea un ambiente más cómodo en general.
  • Eficiencia energética del calor radiante. Gracias a la forma en que el calor se traslada a una habitación, los estudios sugieren que este tipo de piso es potencialmente un 30 por ciento más eficiente en energía que los sistemas de calefacción de aire caliente forzado.

Contras de la calefacción por suelo radiante:

  • Costo de la calefacción por suelo radiante: La opción más rentable es instalarla desde el principio, es decir, si estás construyendo una casa o agregando una zona que requerirá calefacción.
    Para realizar modificaciones en una estructura ya construida, se podría instalar calefacción por suelo radiante en lugares donde los tubos se pueden unir a la parte inferior de un subsuelo del primer piso. Si se puede acceder al piso desde un sótano o espacio de arrastre, los tubos podrían instalarse de esa manera.
  • La calefacción por suelo radiante hidrónico cuesta más que la calefacción por aire caliente forzado o los radiadores de zócalo, pero los ahorros reales vienen en la configuración más baja del termostato y la mayor eficiencia a medida que opera el sistema.
    La remodelación de un sistema de calefacción por suelo radiante hidrónico es más complicada debido a los requisitos de los tubos, pero podría ser posible dependiendo del acceso al subsuelo.
  • Los sistemas de pisos de calor radiante pueden tomar un tiempo para calentar completamente el área. Esto podría ser un problema en momentos donde la ola de frio es muy exagerada. Sin embargo, esto puede compensarse manteniendo el termostato a un nivel constante día y noche para que el sistema permanezca estable.
contras del suelo radiante

Esto sería lo básico sobre la eficiencia de la energía de calor radiante y cómo la instalación de suelos de calor radiante pueden ayudarte en el ahorro energético de tu vivienda.

Vídeo de la instalación suelo radiante

Si te Gusta Compártelo Gracias....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *