Gas natural naturgy
Gas natural naturgy
Calderas de condensación frente a calderas sin condensación

Calderas de condensación frente a calderas sin condensación

La principal diferencia es que las calderas de condensación tienen una eficiencia de hasta el 99%, mientras que las calderas sin condensación solo tienen una eficiencia de hasta el 78%. Esto significa que las calderas de condensación ayudan a ahorrar hasta 360€ por año en facturas de gas y al mismo tiempo reducen las emisiones de tu vivienda.

Si deseas reemplazar tu caldera vieja y estás considerando actualizar a un modelo diferente, debes saber que la ley exige instalar calderas de condensación cuando cambies la actual. 

Calderas de condensación Calderas sin condensación
Uno o más intercambiadores de calor son más grandes Cámara de combustión simple
e intercambiador de calor simple
Baja temperatura de los
productos de combustión (alrededor de 55 ° C)
Mayor temperatura de los
productos de combustión (alrededor de 180 ° C)
Los gases de escape se reciclan a través del
intercambiador de calor de condensación
Los gases de combustión van a la chimenea y el
30% del calor se desperdicia
Ayudan a combatir el cambio climático
reduciendo las emisiones de CO 2
Mayor huella de carbono
Mayor costo inicial, pero
rentable a largo plazo
Costo inicial más bajo, pero
mucho más consumo

Ventajas de las calderas de condensación

Son muchas las ventajas asociadas a las calderas de condensación que las convierten en una mejor alternativa a las de sin condensación. Las ventajas más importantes son:

Mayor eficiencia energética

Ventajas de las calderas de condensación

La principal razón por la que las calderas de condensación son mejores que los modelos sin condensación es que son al menos un 25% más eficientes. Su nivel de eficiencia se logra mediante el uso de calor residual en los gases de combustión para precalentar el agua fría que ingresa a la caldera, capturando más calor del exterior en lugar del interior de una habitación. Por lo tanto, las calderas de condensación capturan hasta un 11% más de calor que las calderas sin condensación. Al alcanzar una eficiencia de hasta el 99%, las calderas de condensación pueden ayudar a reducir significativamente la factura energética y reducir la huella de carbono, lo que las convierte en un excelente sistema de calefacción alternativo.

Mientras que las calderas sin condensación más nuevas pueden alcanzar hasta un 78% de eficiencia (que es el porcentaje de calor que realmente se puede usar), las viejas generalmente no alcanzan una eficiencia superior al 55-65%. La mayor eficiencia de las calderas de condensación da como resultado ahorros de hasta 360€ por año, según Energy Saving Trust.

Menor huella de carbono

Desde 2005, es obligatorio instalar calderas de condensación si tu vieja caldera necesita ser reemplazada. Las calderas de condensación reducen significativamente las emisiones de carbono y puedes ahorrar hasta 1200 kg de carbono al año instalando una en tu hogar. 

Más seguras para tu hogar

Debido a que las calderas de condensación están perfectamente selladas para el aislamiento térmico y capturan el aire directamente desde el exterior de la habitación en la que están colocadas, no hay riesgo de que se succione nada dentro de la caldera. Además, tampoco hay riesgo de estar en contacto con sustancias tóxicas ya que el líquido condensado se elimina a través de una tubería conectada al sistema de drenaje.

Además, las calderas mixtas de condensación ocupan menos espacio, ya que no necesitan depósito de agua y pueden guardarse en un armario de cocina.

Desventajas de las calderas de condensación

Se argumenta que una caldera tradicional que funcione perfectamente no debería ser reemplazada hasta que deje de funcionar. Esto se debe a las pocas desventajas de las calderas de condensación.

Sistemas más complejos

Desventajas de las calderas de condensación

En primer lugar, el sistema se puede apagar en un clima muy frío porque la tubería externa (que está ausente en las calderas sin condensación) es susceptible de congelarse. Además, las calderas de condensación pueden comenzar a corroerse por el condensado ácido. Sin embargo, debido a la ganancia de eficiencia, las calderas de condensación aún valen mucho la pena.

Definitivamente, debes considerar mantener tu caldera vieja si aún funcionan con la máxima eficiencia, pero es aconsejable cambiar a calderas de condensación una vez que bajan los niveles de eficiencia y es económicamente inconveniente seguir reparando el modelo anterior.

Más caras de mantener

Las calderas de condensación son más caras de mantener debido a la complejidad de los sistemas, lo que puede afectar a los precios de las calderas de gas. Las calderas sin condensación son más baratas de reparar y pueden ahorrarte algo de dinero a corto plazo. Sin embargo, las calderas de condensación son la opción más beneficiosa a largo plazo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola👋 ¿En qué podemos Ayudarte?