Balance ambiental de los sistemas fotovoltaicos

Balance ambiental de los sistemas fotovoltaicos

Nuestro mundo necesita cada vez más electricidad. Ya se trate de bombas de calor eléctricas para calefacción, e-bikes y e-cars para movilidad o la carga diaria de teléfonos inteligentes para la comunicación, estamos consumiendo cada vez más electricidad. En su mayor parte, esto se crea en grandes centrales eléctricas. Sin embargo, la proporción de electricidad procedente de fuentes de energía renovables está aumentando lentamente y ya era del 46 % en 2020.

Esto se debe en gran parte a las turbinas eólicas en tierra y en el mar, pero los sistemas fotovoltaicos también juegan su papel. Una gran diferencia aquí: los sistemas fotovoltaicos se pueden instalar de forma descentralizada directamente donde se consume la electricidad: en el hogar.

La energía solar reemplaza cada vez más a los combustibles fósiles

Cualquiera que decida tener un sistema solar en su propiedad no solo tiene en cuenta la rentabilidad y los costes de los sistemas fotovoltaicos. Los aspectos medioambientales también juegan un papel decisivo para numerosos compradores. El punto a enfatizar es que las energías renovables están desplazando cada vez más a los combustibles fósiles. En 2010 hubo un apoyo estatal intensivo a las fuentes de energía renovables. En 2020, los sistemas fotovoltaicos en el campo de las energías renovables son el mayor generador bruto de electricidad en algunos países de Europa después de la energía eólica terrestre.

La proporción de combustibles fósiles involucrados en la generación de energía en Europa se ha reducido en un 40 por ciento en los últimos años. El desarrollo no solo muestra la influencia positiva de los sistemas solares en el medio ambiente. También demuestra que las energías renovables no son una tendencia efímera. Las fuentes de energía renovables en particular tienen una influencia positiva en la naturaleza. Mientras que los combustibles fósiles como:

  • Carbón
  • Lignito
  • Petróleo

Son limitados y, por lo tanto, finitos, existe un suministro constante y hasta ahora inagotable de energía solar limpia. A diferencia de la generación de energía convencional, esto no requiere subsidios complejos y costosos. Se perderán puestos de trabajo debido a la disminución de los combustibles fósiles. Sin embargo, hace tiempo que están surgiendo numerosos sectores nuevos en el campo de las energías renovables que ofrecen un equilibrio. Por lo tanto, desde un punto de vista económico y ambiental, los sistemas fotovoltaicos y otras fuentes de energía regenerativa son una ventaja. Además de la energía solar, las energías renovables incluyen:

  • Geotermia
  • Energía eólica
  • Hidroelectricidad

Sin embargo, casi ninguna otra fuente de energía se promociona tan económicamente como la energía solar. Por qué esto es así se puede explicar en una frase: la energía solar se considera especialmente respetuosa con el medio ambiente.

La energía solar es limpia y respetuosa con el medio ambiente

Un sistema solar utiliza el efecto fotoeléctrico para convertir la radiación solar en energía. Los propietarios del sistema pueden usar la electricidad directamente en sus hogares o inyectarla en la red eléctrica pública. No se emiten sustancias nocivas durante la conversión de la energía solar en electricidad. La situación es diferente con la producción de energía fósil, en la que se libera dióxido de carbono en grandes cantidades. Las emisiones de CO 2 contaminan el medio ambiente y contribuyen significativamente al efecto invernadero y al cambio climático.

En promedio, un sistema fotovoltaico produce de 10 a 15 veces la energía que se requirió para su fabricación a lo largo de su vida útil. Otras fuentes de energía pierden en comparación con este alto nivel de eficiencia. Si comparamos la energía solar y la eólica, el sistema solar también tiene ventaja aquí. La energía solar no solo es económica, sino que es más escalable que la energía eólica. La energía solar se puede generar fácilmente en las ciudades. Los parques eólicos, por otro lado, requieren grandes espacios abiertos, por ejemplo, en los campos. No solo interfieren visualmente con el entorno.

Si hay aerogeneradores en un campo, este es prácticamente inservible para la agricultura. La situación es diferente con un parque solar. Las plantas pueden crecer bajo los paneles solares, lo que permite una combinación de generación de energía renovable y agricultura. Esta tendencia se denomina “fotovoltaica agrícola”.

En comparación con un campo sin sistema solar, la cosecha debajo de un parque solar puede ser peor. Los sistemas solares proporcionan sombra para esto. Durante los períodos de calor, actúan como un «escudo protector contra la deshidratación” para las plantas y el suelo. Otra ventaja en términos de respeto por el medio ambiente es el alto nivel de compatibilidad con la naturaleza de los parques solares. Insectos, pájaros y animales del bosque pueden retozar bajo los sistemas solares. La combinación de los sistemas fotovoltaicos con otros usos da como resultado un uso reducido del espacio.

En el caso de los aerogeneradores, en cambio, es difícil combinarlos con la agricultura o incluso con biotopos. Este último no funciona, por ejemplo, ya que las palas del rotor pueden suponer un peligro para las aves.

Con un sistema fotovoltaico, se puede generar electricidad a partir de la energía solar. Es un método eficaz desde el punto de vista económico. Con células solares en la propiedad o en el techo, los usuarios se independizan de los grandes proveedores de electricidad. A través de la comercialización directa de energía fotovoltaica, se beneficia de mayores ingresos en comparación con la remuneración actual de EEG. Al mismo tiempo, los sistemas fotovoltaicos ganan puntos desde el punto de vista medioambiental. Tienen un balance ambiental positivo debido a varios factores. En última instancia, los sistemas ahorran combustibles fósiles y de esta forma reducen las emisiones de CO2.

Destaca especialmente la amortización energética. Es el momento en el que el sistema fotovoltaico genera tanta energía como la necesaria para su producción. Dependiendo de los módulos solares que se utilicen, la amortización energética de los modelos actuales es de entre dos y cuatro años. Dado que los sistemas solares tienen una vida útil significativamente más larga, brindan una ventaja significativa en energía limpia.

Los sistemas solares no solo son ecológicos durante su funcionamiento

Los sistemas solares no solo se asocian con aspectos positivos para el medio ambiente durante su funcionamiento. Una vez que han superado su punto máximo, se pueden desechar de forma que se ahorre energía. No dejan residuos nocivos para el medio ambiente, porque los sistemas fotovoltaicos son reciclables. Según el modelo, hasta el 80 por ciento de los módulos solares se devuelven a la economía circular y se pueden reutilizar.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola👋 ¿En qué podemos Ayudarte?