auditorias energeticas basicas

Auditorias energéticas: comienza con lo básico

Si te Gusta Compártelo Gracias....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Entrar en una sala de conferencias vacía y apagar las luces puede ser un lugar tan bueno como cualquier otro para comenzar una auditoria energética. Una auditoria energética (o evaluación energética) es el examen de un espacio comercial para descubrir cuándo, cómo, dónde y por qué se utiliza la energía y para descubrir oportunidades para operar de manera más eficiente.

Si bien a la mayoría de los propietarios de negocios les gustaría ser más eficientes en su uso de energía, muchos se topan con un obstáculo desde el principio al no saber por dónde comenzar. La verdad es que una auditoria energética básica no tiene que ser una tarea desalentadora. Si estás buscando hacer cambios serios o gastos de capital, ciertamente se requiere un especialista. Sin embargo, si deseas ahorrar dinero, puedes empezar por ti mismo a realizar unas pruebas básicas. Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo puedes realizar tu propia evaluación de eficiencia energética en tu espacio de trabajo.

Paso 1: busca picos de energía

picos de energia

¿Tienes un medidor inteligente instalado o proporciona lecturas de medidor regulares a tu proveedor? Si es así, comienza con tu factura de energía. ¿Ves en algún momento del día, meses o estaciones un aumento en tu consumo de energía? Si es así, esos pueden ser buenos indicadores de por dónde debes comenzar. Por ejemplo, si ves un pico en el verano, es posible que desees revisar tu sistema de aire acondicionado. Otro ejemplo es que detectes un aumento a las 6 am porque la iluminación de la tienda o empresa se enciende automáticamente con el temporizador. Al ajustar el tiempo de inicio automático para que sea un poco más tarde, lograras reducir el consumo.

Paso 2: identificar el mal comportamiento

Observa el lugar de trabajo durante todo el día. ¿Los miembros del personal dejan las luces encendidas en habitaciones y armarios vacíos? ¿Está encendido el aire acondicionado en una habitación con las ventanas abiertas? Estas cosas pueden parecer tontas, pero cuando se suman, el dinero desperdiciado puede sorprenderte. Elimina este comportamiento colocando letreros recordatorios y llamando la atención al personal.

Paso 3: revisa tus electrodomésticos

Mientras un electrodoméstico funcione como se supone, justificar la inversión en uno nuevo puede ser un desafío, hasta que tengas en cuenta el ahorro de energía que obtienes con equipos más eficientes. Por ejemplo, si tus electrodomésticos de cocina estándar tienen más de 10 años, definitivamente deberías considerar actualizar a un modelo más nuevo. A medida que realizas tu auditoría, anota la marca, el número de modelo y, si es posible, la fecha de compra de tus electrodomésticos. Una revisión rápida en Internet o una conversación con un especialista capacitado te ayudará a comprender cuáles serían los más ventajosos de reemplazar.

Paso 4: mira tú iluminación

Las actualizaciones de iluminación son uno de los proyectos de eficiencia energética más comunes porque generalmente son de bajo costo y tienen reembolsos rápidos. Echa un vistazo a los accesorios de iluminación en tu edificio. ¿Hay espacios que estén iluminados donde se podrían cambiar a una bombilla de menor potencia? ¿Estás utilizando los accesorios y luces más eficientes en energía disponibles?

iluminacion eficiente

Paso 5: inspecciona tu sistema de calefacción y refrigeración

Verificar los filtros, volver a sellar los conductos y asegurarse de que el aislamiento es adecuado debería ser parte de cualquier auditoría energética. Consulta los registros de servicio y las sugerencias del fabricante para asegurarte de que el equipo de tu sistema de calefacción y refrigeración se mantenga correctamente. Con el tiempo, estas pequeñas ineficiencias pueden sumar cargos adicionales en la factura de energía.

Paso 6: llama a un profesional

asesor energetico

Una vez que hayas completado la auditoria energética básica y hayas realizado cambios cuando te sea posible, el siguiente paso es llamar a un profesional. Un auditor profesional inspeccionará todo tu edificio y te proporcionará un informe que muestra tus oportunidades de ahorro, los costos proyectados para cualquier proyecto y los beneficios esperados. Con esta información en mano, estarás en una buena posición para determinar qué próximo paso es el adecuado para tu negocio.

Si te Gusta Compártelo Gracias....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat