Gas natural naturgy
renovacion energetica

5 Reglas para una buena renovación energética

Entre la excavación del suelo alrededor de las paredes del sótano con el fin de instalar el aislamiento perimetral, la sustitución del sistema de calefacción y la instalación de un sistema fotovoltaico y / o solar térmico en el techo, hay innumerables elementos y obras que caen bajo el término general de renovación energética.

Básicamente, todos tienen sentido en términos de energía. Pero para lograr un resultado realmente óptimo, es imperativo seguir algunas reglas; la mayoría de ellas no se mencionan en ningún código y se basan exclusivamente en una ejecución técnicamente «limpia» o en el sentido común, así como en cálculos razonables. En el siguiente artículo mostramos cinco reglas importantes.

1. No hacer una renovación energética sin el asesoramiento adecuado

Por cada casa que lleva en pie más de una década, se puede suponer que existe una discrepancia entre su estado energético actual por un lado y las posibilidades técnico-energéticas de hoy o la rentabilidad de estas por otro. Esta discrepancia aumenta naturalmente cuanto más antiguo es el edificio.

Sin embargo, los propietarios de viviendas siempre deben consultar a expertos y, si es necesario, asesorarse y no decidir por cuenta propia. Cada casa, incluso si se construyó en serie, es única debido a su ubicación y al trato recibido por los ocupantes, por lo tanto, debe valorarse de forma individual. Como propietario de una casa, generalmente no se tiene el conocimiento para determinar qué medidas específicas son más útiles; simplemente hay demasiados materiales, medidas individuales, etc. para tomar las decisiones adecuadas para una persona no especializada. 

Por lo tanto, una regla importante es consultar siempre a un asesor energético certificado. Solo ellos pueden dar con la solución más eficiente, gracias a su experiencia, hacer sugerencias adecuadas para la acción y, por supuesto, seguir el cumplimiento de las leyes y regulaciones.

2. Aprovechar al máximo todas las posibilidades financieras

Todas las medidas de renovación energética tienen en común que pueden reducir los costes de vivienda a largo plazo mediante la reducción del consumo energético en el futuro. Pero antes de este potencial de ahorro financiero, siempre están los costos de inversión, en algunos casos altos, de la renovación. 

El marco de costes de un aislamiento de techo complejo, por ejemplo, a veces puede costar entre 20.000 y 30.000 euros. Al menos cuando el techo viejo está tan deteriorado que las tejas deben ser reemplazadas al mismo tiempo. Pero, hay suficientes medidas tanto del sector privado como del estado para amortiguar los costos. 

3. Orden – primero pasivo, luego activo para una renovación energética

aislamiento de fachada para renovacion energetica

Ejemplo: Vivienda unifamiliar, construida en 2015. ¿Sería útil sustituir la calefacción central por un sistema de calefacción moderno y más eficiente, aunque todavía la caldera no tenga una antigüedad de 15 años?

En este punto hay algo que considerar, que esta antigua caldera está funcionando con los valores reales de aislamiento de la vivienda. Entonces, ¿qué pasa si se agrega pronto un aislamiento de techo y fachada, incluidas nuevas ventanas y puertas? En ese caso, se supondría que el nuevo sistema de calefacción estaría sobredimensionado en términos de producción; por lo que probablemente terminarías pagando demasiado por un sistema nuevo que no era necesario.

Si observas todas las medidas de renovación energética, se pueden dividir en dos grupos:

  • Medidas activas. El caso es que una instalación en sí misma necesita menos energía, como una calefacción más eficiente, lámparas LED más económicas, etc.
  • Acción pasiva. Esto asegura que el consumo inevitable de las medidas activas se reducen aún más mediante elementos desacoplados. Por ejemplo, ventanas modernas, aislamiento sensible, etc.

¿Cual es el problema en realidad?, pues que cada medida activa es tan buena como la medida pasiva detrás de ella. Por lo tanto, una buena renovación energética siempre asegura que las medidas pasivas se apliquen primero. Por ejemplo, la forma clásica de aislar el edificio antes de instalar un nuevo sistema de calefacción.

Esta es la única forma de garantizar que las medidas activas puedan funcionar realmente y provocar el factor de ahorro energético que estamos buscando.

4. Nunca ahorres en materiales y piezas en la renovación energética

Toda reforma de una casa cuesta dinero, a veces mucho dinero. Por lo tanto, muchas personas evitan las renovaciones energéticas integrales. Especialmente si hay otros trabajos y gastos en un edificio antiguo, como la compra de la casa, muebles nuevos, etc.

Desde este punto de vista, es comprensible que muchas personas cuando tienen que reformar ahorren en materiales y piezas de energía, principalmente según el grado de necesidad. Por ejemplo, es popular reemplazar primero las ventanas, luego quizás el sistema de calefacción, y más adelante ya se instalarán los nuevos radiadores y el aislamiento de fachadas.

Pero a mediano plazo, este ahorro no obtendrá buenos resultados. Porque la renovación energética paulatina tiene el inconveniente de que se está ignorando que tanto un edificio como las medidas energéticas son un sistema global.  

Por ejemplo, si cometes el error de instalar primero ventanas altamente aislantes en una pared que no tiene un buen aislamiento, dependiendo del edificio y del clima de la zona, puede evocar rápidamente en que salga la humedad por la pared y, por lo tanto, posibles problemas de moho en el revestimiento.

La regla aquí es que, siempre que sea posible, se lleven a cabo todas las medidas de renovación energética conjuntamente. Esta es la solución más eficiente, que trabajar poco a poco, porque se resuelve un problema, pero sale otro.

renovacion energetica en calefaccion

5. Estar abierto a cosas nuevas en modelos de Calefacción

La calefacción central de gas natural en muchas viviendas, sobre todo unifamiliares tienen la calderas funcionando en el sótano de la vivienda antigua. Para muchos propietarios, es lógico volver a utilizar esta fuente de energía para un nuevo sistema de calefacción. Algo similar con la fachada, el aspecto clásico debe permanecer intacto, por lo que solo se considera hacer reformas en la pared interior o quizás en el aislamiento del núcleo. Tales pensamientos y procedimientos se pueden encontrar en abundancia entre los propietarios.

No es que estos pasos estén mal, pero no son óptimos para todas las viviendas. Este también es un argumento más para llamar a un consultor energético certificado, porque el propietario de una casa que se aferra demasiado a los principios tradicionales y solo se preocupe por no cambiar nada en el estado actual de la casa sino es visible estéticamente, sin preocuparse por una renovación energética en conjunto, no conseguirá un ahorro eficiente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola👋 ¿En qué podemos Ayudarte?